Responsabilidad medioambiental

La conciencia sobre el impacto medioambiental asociado a las actividades de minería y procesamiento ha aumentado significativamente en las últimas décadas. La responsabilidad ambiental y la licencia social para operar son temas relacionados, ya que la influencia de la minería en el agua, el aire, el suelo y la biodiversidad es, con frecuencia, objeto de disputa con las comunidades locales. Prevenir, mitigar y remediar los efectos adversos de la minería en el medio ambiente son tareas fundamentales para el sector.

El primer paso para que las empresas cumplan sus responsabilidades medioambientales es que todas las partes interesadas conozcan y comprendan los efectos de las empresas en los ecosistemas en los que operan y cómo estos impactos afectan a las poblaciones locales.

La Orientación sobre buenas prácticas para la minería y la biodiversidad del ICMM ofrece orientación para mejorar la gestión de la biodiversidad en todo el ciclo minero, con especial énfasis en la colaboración con especialistas en biodiversidad.

El NRGI ha desarrollado un explorador de herramientas para localizar herramientas que midan en términos económicos (tasación) los costes de los impactos sociales y medioambientales. Este conocimiento puede facilitar a gobiernos, empresas y comunidades la definición de medidas de mitigación y reparación.

Leer más

La guía Extracting Good Practices, publicada por el PNUD y la agencia de protección ambiental sueca, ofrece una exhaustiva serie de recomendaciones, recursos y ejemplos prácticos para integrar la protección del medio ambiente y los derechos humanos en la gobernanza del sector minero. El paso 1 se centra en las regulaciones e instituciones adecuadas, el 2 aborda la planificación del uso de la tierra integrada y participativa y los pasos del 3 al 8 se concentran en las distintas fases del ciclo minero, desde la exploración hasta después del cierre.

Despliegue para saber más sobre las principales cuestiones para fortalecer la responsabilidad medioambiental de la industria minera.

Uso de la tierra

Los recursos minerales pueden estar ubicados bajo tierras o áreas de alta biodiversidad que prestan servicios medioambientales clave, como el almacenamiento de CO2. Los gobiernos reconocen cada vez más la importancia de poner esas tierras bajo protección especial mediante el establecimiento de áreas protegidas. Dependiendo de la fuerza de la protección, las actividades mineras no pueden tener lugar en dichos sitios, o deben adaptarse para minimizar cualquier impacto sobre ellos.

El Centro Mundial de Vigilancia de la Conservación del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente aloja la plataforma Planeta Protegido, que ofrece el conjunto de datos más completo del mundo sobre áreas protegidas y otras medidas eficaces de conservación basadas en áreas (OECM, por sus siglas en inglés). Explore las áreas protegidas en los países pertenecientes a la MDNP.

Leer más

En base a 14 buenas prácticas de países europeos, el proyecto MINLAND, financiado por la UE, formuló el Manual Final de Guía para Buena Práctica para integrar la minería en los procesos de ordenamiento territorial.

 

Cierre de minas y pasivos

Cuando las minas llegan al final de su vida productiva, el cierre y el poscierre deben garantizar que no queden pasivos ambientales y, especialmente, que las instalaciones de almacenamiento de relaves sigan siendo seguras mucho tiempo después del cierre. En la medida de lo posible, la rehabilitación y recuperación deberían permitir el desarrollo de otras actividades productivas en el emplazamiento de la antigua mina.

La planificación del cierre es un elemento clave del desarrollo minero, desde la conceptualización de la mina. “Los gobiernos de América Latina están dejando de depender de las empresas mineras para seguir las mejores prácticas sobre el cierre de minas hacia el desarrollo de una legislación nacional para garantizar el cumplimiento”. El informe del IGF titulado Case Study: Mine Closure Policies in South America presenta casos que establecen qué constituye buenas políticas de cierre de minas en Sudamérica, con especial atención a Chile y Perú.

Puede encontrar información sobre las políticas e iniciativas específicas implementadas por los países socios del EU-Latin America Partnership on Raw Materials en la ficha de cada país.

Vaya a la Biblioteca para encontrar más publicaciones sobre experiencias en fortalecer la gestión del cierre y poscierre de minas.

En la UE, la Directiva de la UE 2006/21/CE regula la gestión de residuos de las industrias extractivas (prospección, extracción, tratamiento y almacenamiento de recursos minerales, y de canteras). Obtenga más información sobre la llamada directiva de residuos de extracción.

En 2019, también en respuesta al desastre de la presa de relaves de Brumadinho, el ICMM, el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y los Principios para la Inversión Responsable (PRI) lanzaron la Revisión Global de Relaves para desarrollar un estándar internacional sobre instalaciones de almacenamiento de relaves. A principios de 2020, se lanzó el Estándar Global de Gestión de Relaves para la Industria Minera, que pretende conseguir el objetivo de cero daños a las personas y al medio ambiente. El estándar incluye 15 principios y 77 requisitos auditables.

El Global Tailings Portal recopila información divulgada por empresas mineras de todo el mundo sobre sus instalaciones de almacenamiento de relaves. Explore las instalaciones de almacenamiento de relave de los países miembros de la MDNP, sus operadores, su volumen de almacenamiento, altura y antigüedad.

Leer más

Un problema destacado son los pasivos ambientales mineros: instalaciones, vertidos, emisiones, desechos o depósitos de residuos producidos por explotaciones mineras en curso, abandonadas o inactivas que pueden suponer un riesgo potencial para la seguridad y la salud de las personas y para el medio ambiente. Las explotaciones mineras abandonadas sin las condiciones adecuadas de protección medioambiental son particularmente problemáticas, ya que no se puede encontrar una entidad responsable de su gestión y el Estado debe intervenir.

Explore el Estudio comparativo de experiencias positivas en la gestión de sitios contaminados, publicado por el programa Cooperación regional para la gestión sustentable de los recursos mineros (MinSus) para conocer cases de América Latina y Europa.

El proyecto TRACER, financiado por la UE, apoya a las regiones de carbón de Europa y sus estrategias de Investigación e Innovación para su transición hacia un sistema de energía sostenible. El informe sobre Mejores prácticas para protección ambiental y recuperación del suelo post-mina (inglés) presenta experiencias de la recuperación de tierras en antiguas minas de carbón en Europa. Esto puede ser útil para los países productores de carbón de América Latina que necesitan diseñar sus propias transiciones.

 

Consumo de energía en minería

El consumo de energía es la principal fuente de emisiones de CO2 de la industria minera y, por tanto, es un área que requiere una acción urgente para frenar el cambio climático. Las empresas mineras pueden reducir significativamente su huella de carbono aumentando su eficiencia energética y reemplazando los combustibles fósiles con electricidad de fuentes de energía renovables.

La GIZ y el Centro de Inversión Sostenible de la Universidad de Columbia han revisado cómo el sector minero mundial ha integrado las energías renovables, especialmente la eólica y la solar. Su informe La energía renovable en la minería contiene ejemplos de caso de Brasil y Chile, entre otros países.

Los países latinoamericanos están progresando respecto a la eficiencia energética de sus sectores mineros. Dado que muchos países cuentan con una regulación nacional sobre la eficiencia energética, sus sectores se ajustan a ella. En su estudio La eficiencia del uso del agua y energía en los procesos mineros, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) ha identificado buenas prácticas en Chile y Perú.

 

Minería y cambio climático

La minería desempeña un papel clave para frenar el cambio climático. El sector minero representa hasta el 11 por ciento del uso mundial de energía y, reduciendo su huella de CO2, podría contribuir significativamente a los objetivos de reducción de emisiones. El sector también producirá los recursos minerales necesarios para la transformación de baja energía de los sistemas de transporte y energía mundiales.

En su informe de 2020 Minerales para la acción climática: la intensidad mineral de la transición a energía limpia (inglés), el Grupo del Banco Mundial estima el aumento de la demanda de los minerales necesarios para las tecnologías de energía limpia. Para lograr el objetivo de 2°C, la producción de minerales como el grafito, el litio y el cobalto podría aumentar en casi un 500% para 2050. Pero los metales básicos también tendrán más demanda, ya que la producción de cobre podría alcanzar los 29 millones de toneladas para 2050.

El sector minero también es vulnerable a la crisis climática. En América Latina, las minas se encuentran con frecuencia en áreas que serán cada vez más vulnerables a eventos climáticos extremos debido al cambio climático. Por lo tanto, el sector minero no solo debe mitigarlo sino que también debe adaptarse al cambio climático.

El IISD enumera cinco formas en las que los gobiernos pueden apoyar al sector para actuar ante el cambio climático.